Agility

El Agility consiste en que los perros conducidos por sus guías sean capaces de superar diversos obstáculos con el fin de poner en evidencia su inteligencia, obediencia, concentración, sociabilidad y su agilidad. 

 

Esta disciplina requiere y pone en evidencia la buena armonía entre el can y su guía. 

 

Es por tanto necesario que los participantes posean las bases elementales de una buena preparación en obediencia y educación canina.
 
El Agility puede practicarse de dos modos: como ocio, o competitivo, ambos modos son compatibles. 

Practicado como ocio tiene grandes ventajas. Hace que propietario y perro disfruten juntos, practiquen ejercicio físico, compartan alegrías e infortunios, y consigue una educación y obediencia del can incomparable. 

El Agility es sin duda un método idóneo de educación, obediencia y sociabilidad del perro.